El desembre del 1947, Joan Miró, que acabava de tornar del seu primer viatge als Estats Units, declarava al periodista Manuel del Arco: Dalí és «un señor que pinta corbatas».

Segurament es referia als dissenys de corbates que Dalí havia realitzat per a Pilgrim i Mc. Currach. La sang, però, arribarà al riu, i fins i tot la clandestina revista Temps aprofitarà el retorn de Dalí, mesos després, per dedicar la seva portada al «plet de les corbates».

Dalí i Miró. Imatges extretes de la portada de la revista clandestina Temps, 1948.

L’octubre del 1948, l’editorial del primer i únic número de Temps furgava en la ferida: «Salvador Dalí, que ens ha visitat més recentment, assabentat de l’afer no va tardar a afirmar que el greu no era ésser pintor de corbates sinó tenir la desgràcia que els quadres que un pintés s’assemblessin a les corbates, que era el que li passava a Joan Miró.»

El gener de 1951, entrevistat una altra vegada per Del Arco, Miró no desaprofita l’ocasió per desqualificar Dalí:

«–Picasso, según Miró, ¿qué es?

–Un gran artista que dejará huella, y prescindo de la anécdota.

–Dalí, según Miró, ¿qué es?

–Ese, cero.

–¿Quedará de Dalí la anécdota?

–Ni eso.»

Dalí també tindrà la seva oportunitat per respondre a través de Del Arco. I l’estiu de 1951 dona la seva versió de «la guerra de les corbates»: «Primera reacción: me divirtió muchísimo, porque el arte de Miró, como toda pintura abstracta, deriva hacia una pintura decorativa, o pseudodecorativa. Ellos son los indicados para hacer corbatas, o muebles, o papeles pintados: se pueden estereotipar, se pueden reproducir. Son todo colores planos, basados en yuxtaposiciones de colores violentos; pero que ni siquiera llegan a lo que es un tapiz persa, lleno de ciencia geométrica. Si Miró se refería al hecho de que yo pinté corbatas, también Leonardo da Vinci [en realitat, Michelangelo] pintó trajes para el Vaticano.»

Amb tant de soroll, no és estrany que molts artistes catalans prenguessin partit per l’un o per l’altre. Segons explica el poeta Joan Brossa, «cal saber que a Dau al Set hi havia una divisió significativa: Puig, Tharrats i Ponç eren admiradors de Dalí; Cuixart, Tàpies i jo, de Miró».

El 1958, en el marc d’una sèrie dedicada a pintors contemporanis, Miró arribarà a l’extrem de preguntar al periodista que l’estava entrevistant si la publicació́ tenia pensat incloure Dalí́. En cas afirmatiu, ell declinaria l’interviu…

Portada del número únic de la revista Temps, 1948.

Gairebé coincidint amb l’enèsima polèmica entre ambdós creadors, Josep Pla els dedicarà un article a Destino, en el qual glossa les seves contraposades personalitats: «Miró es físicamente un payés puro, un payés del campo de Tarragona; una monada de payés fresco, rosado, silencioso y probablemente tímido. Su característica más visible es el mutismo. No dice nunca nada y si dice alguna cosa para ser publicada es para hacerse el loco, para impresionar de una manera decisiva, lo que es un indicio casi seguro de su timidez. Dalí, en cambio, es un gitano bastante destartalado, jadeante y locuaz, sensual y nervioso, que no logra dar una impresión de loco ni cuando practica alguna forma de locura expresamente. Los dos están montados principalmente sobre la propaganda y su única preocupación es comprar barato y vender caro. Probablemente ambos son dos delirantes avaros preocupados exclusivamente por la seguridad de su futuro y esta manera de ser demuestra que son dos auténticos artistas.» Es nota que Pla és empordanès i sent més simpatia pel de Figueres…

«Miró ni siquiera pinta, es folklore.»

Sembla, però, que el principal interessat en la pugna Miró-Dalí segueix essent el periodista Del Arco. I és que mai cal desaprofitar una bona polèmica. Encara al maig de 1959, preguntarà al figuerenc:

«–Dalí, ¿tienes celos de Miró, personaje más importante que tú en Norteamérica?»

«–Le admiro como un producto racial e integral del campo de Tarragona y de la fuerza que puede llegar a tener la testarudez de un payés; y eso en tanto que es español me enorgullece, por ser la quintaesencia de nuestra personalidad.»

Del Arco, no prou satisfet, furga en la ferida…

«–¿Pinta mejor que tú?»

«–Miró ni siquiera pinta, es folklore; como no se puede llamar pintor a los que pintan los pitos mallorquines.»

En un enregistrament radiofònic que es conserva a la Biblioteca de Catalunya, Manuel del Arco, ara com a presentador del programa La vida contrarreloj –Ràdio Barcelona, 1966–, arrenca a Dalí una anècdota mironiana: «Recuerdo una cosa que me divirtió mucho de Miró. Me había explicado que quería expresar en uno de sus lienzos lo que Unamuno llamaba el sentido trágico de la vida, y como que es muy testarudo se daba golpes de cabeza en el muro, y el muro estaba lleno de sangre para llegar a esa intensidad. Y cuando lo expuso, había una serie de señoras americanas, con unos sombreros muy estrafalarios que decían “¡Oh! ¡Qué alegría! Como es alegre, será magnífico para poner en el cuarto de los niños, para que todo el mundo esté alegre”. O sea que había hecho exactamente al revés de lo que había querido. Por eso hay que ser imperialmente realista porque en este momento, en cuanto Velázquez pinta Las Meninas, que se trate de un conductor de tranvía, de Manuel del Arco, de Dalí… todos estamos forzados a ver exactamente lo que Velázquez nos quiso decir.»

L’antipatia mútua mai decaurà. Si el 1973, a Comment on devient Dalí, André Parinaud recull les lamentacions de Dalí sobre un Miró que «hauria pogut triomfar com a pintor mundà, perquè vesteix molt bé esmòquing, però s’ha especialitzat en el folklore i això enfosqueix el seu standing», Miró, el 1975, no s’estarà de dir a Georges Raillard: «A mí me había impresionado Dalí. Dalí el hombre. Era joven, debe tener ocho años menos que yo [en realitat, onze]. Le conocí en Barcelona y su inteligencia brillante, chispeante, me impresionó de inmediato. Pero en ningún momento tuve amistad con él. Y ahora me niego a verle.»

Segons explicava la dona de Joan Miró Pilar Juncosa, el 1982, quan va morir Gala, ella i el seu marit van enviar una carta de condol… «i Dalí ens va contestar molt amablement».