Unos acordes vigorosos y enérgicos que invitan a sesguir adelante y dejar de lado el desánimo son parte del secreto del éxito inmenso de todo un himno, Viva la Vida, de la banda británica Coldplay.

Una canción, perteneciente al cuarto disco del grupo, Viva la Vida or Death and All His Friends, que fue número 1 en muchos países. A su éxito contribuyó el hecho de que fuera utilizada en los estadios de varios clubes deportivos.

Frida Kahlo, Viva la vida, 1954. Museo Frida Kahlo, Coyoacán, México.

Aquí es especialmente recordada porque el entrenador Pep Guardiola, fan de Coldplay, comenzó a utilizarla para motivar a los jugadores del Barça durante la temporada 2008-2009 –la del primer triplete– y de ahí pasó al Camp Nou. Es curioso que la letra de la canción, que ha dado pie a diversas interpretaciones, habla más de una sensación de derrota que de victoria y esperanza, de alguien que tenía el mundo en sus manos, pero la ha perdido.

Seguramente se trata del rey Luis XVI, a la espera de ser guillotinado por los revolucionarios franceses. «Los revolucionarios esperan mi cabeza en una bandeja de plata. Sólo un títere en una cuerda solitaria. ¡Oh! ¿Quién querría ser rey?»

El título de la canción está inspirado en el cuadro homónimo de Frida Kahlo.

Pero lo que sí es seguro y es un dato bastante desconocido, es que el título de la canción, que en ningún momento aparece en el texto de la letra, está inspirado en el cuadro homónimo, de Frida Kahlo, una particular naturaleza muerta con sandías, fechada en 1954. Está considerada la última obra de la pintora mexicana.

En todo caso, la inscripción con el título y la fecha de la obra fue añadida por la autora ocho días antes de su muerte. Chris Martin, vocalista de Coldplay, visitó el museo del artista en México en 2007 y quedó tan impresionado por la obra de Kahlo y a que inscribiera esta vitalista frase al final de su vida, a pesar de su dolor y sufrimiento, que decidió que el título del próximo disco del grupo y de uno de sus temas sería Viva la Vida. Hay otra referencia artística, vinculada al vídeo oficial de la canción: aparece el cuadro La Libertad guiando al pueblo, de Eugène Delacroix, lo que confirmaría la relación de la letra con la Revolución Francesa.

 

Viva la Vida

I used to rule the world
Seas would rise when I gave the word
Now in the morning I sleep alone
Sweep the streets I used to own

I used to roll the dice
Feel the fear in my enemy’s eyes
Listen as the crowd would sing
«Now the old king is dead! Long live the king!»

One minute I held the key
Next the walls were closed on me
And I discovered that my castles stand
Upon pillars of salt and pillars of sand

I hear Jerusalem bells a ringing
Roman Cavalry choirs are singing
Be my mirror, my sword and shield
My missionaries in a foreign field

For some reason I can’t explain
Once you go there was never
Never an honest word
And that was when I ruled the world

It was the wicked and wild wind
Blew down the doors to let me in
Shattered windows and the sound of drums
People couldn’t believe what I’d become

Revolutionaries wait
For my head on a silver plate
Just a puppet on a lonely string
Oh who would ever want to be king?