Consol Villaubí i Pons (Badalona, 1932-Barcelona, 2.019) fue una de las pioneras del ballet contemporáneo en Cataluña. Estudió en el Institut del Teatre de Barcelona con los maestros Joan Magrinyà y Marina Noreg.

Becada por el ayuntamiento de Badalona, continuó sus estudios en el Institut Chorégraphique du Théâtre National de l’Opéra de Paris, con las míticas Madame Preobrajenska -maestra de Ludmilla Tchérina- y Madame Rousanne -maestra de Maurice Béjart-.

Consol Villaubí.

Actuó en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. Y formó parte de la compañía de Joan Tena (Barcelona, 1923-2007), pionero en fundar una compañía independiente de danza en Barcelona. En 1954, ejerció de primera bailarina en ballet expresionista de Béla Bartók El mandarín maravilloso, con figurines de Joan Josep Tharrats.

Entre 1956 y 1961, establecida en la capital francesa, baila en la compañía Ballet moderne de Paris. También realiza giras de investigación coreográfica y de intercambio en Moscú, Nueva York, Italia, el Reino Unido y Suiza.

En 1972 funda el Ballet Experimental de l’Eixample de Barcelona, del que fue directora y coreógrafa, con el asesoramiento artístico de su compañero sentimental, el filósofo Arnau Puig (que había formado parte del grupo Dau al Set).

Según la web artnobel.es, «Consol Villaubí tiene una idea muy clara de lo que pretende: la creación y la comunicación concepto-visual del movimiento en la escena. Para llevar a cabo este concepto de la danza, rompe la imagen que el espectador tiene de un bailarín aplomado, rígido y en perpetuo equilibrio. De esta ruptura nace la gracia y la fuerza del movimiento en el espacio».

Los ballets estrenados por el Ballet Experimental de l’Eixample de Barcelona, con coreografía de Consol Villaubí, y escenografía y música de numerosos artistas catalanes, son:

La temptació de Sant Antoni. Estrenado en el Salón Condal de Ripoll en mayo de 1979. Guión basado en la obra homónima de Flaubert. Música elegida de cuatro quintetos del Padre Antonio Soler. Vestuario y decorados de Francesc Espigolé.

Estrenados en el Teatro Bartrina de Reus el 19 de enero de 1980: Negre sobre negre. Toma la música del Queatzalcatl, de Josep Soler. Escenografía y vestuario ideados por Enric Ansesa. Toda la escena aparecía ambientada en negro, iluminada tan sólo para permitir visualizar los movimientos coreográficos. Bipolar. Vestuario y decoración de Joan Hernández Pijuan. Test Sonata. Música de Xavier Benguerel. Trajes y decorados de Francesc Espigolé. Y Torna el nocturn, con texto y acotaciones de Joan Brossa sobre un fondo musical de Tres peces per a clarinet, de Joan Guinjoan.

Test Sonata, 1980.

Estrenados en la Fundación Miró, de Barcelona, el 26 de junio de 1980: Quina. Música de Josep Maria Mestres Quadreny. Escenografía y vestuario de María Teresa Codina. Y Moment musical. Ballet de Joan Brossa dedicado a Joan Prats. Música de Franz Schubert.

Estrenados en el Teatre Municipal de Girona, el 15 de enero de 1981: De Caldetes a Moià, y Gran copa especial, con música de Llorenç Balsach. Escenografía de Josep Guinovart.

Estrenados en el Teatre de la Farándula, de Sabadell, el 6 de febrero de 1981: Primera Simfonia. El título del ballet era dado por la obra de Robert Gerhardt, que servía de ilustración musical. Decorado y vestuario de Robert Llimós. I Fàtica, con música de Andrés Lewin-Richter y escenografía de Robert Llimós.

La Mei del costat de l’erola.. Estrenado en el Teatre l’Esbarjo, de Cardedeu, el 21 de marzo de 1981. Música de Benet Casablancas. Escenografía y vestuario a partir de una maqueta de Leandre Cristòfol.

Vis vitalis. Estrenado en el Auditórium del ayuntamiento de Logroño. La música era un acompañamiento con violonchelo de Miquel Pujol. Escenografía y vestuario de Albert Casals, Pujol Grau y Rey Polo.

Estrenados en 1982 en el Palau de Congressos de Barcelona dentro de Expocultura 82: Entrant-hi, sin música, y escenografía de Enrique Ansesa. Emmotllaments, con música de Llorenç Balsach y escenografía de Agustí Fructuoso. Y El ballarí i l’estructura, con música de Andrés Lewin-Richter y escenografía de Joan Josep Tharrats.

Finalmente, estrenado en 1983 en La Llotja de Barcelona, Ballet onze personatges, con música de Juan Hidalgo y L. Prudhomme, y escenografía de Josep Uclés.