Viva la Vida es, seguramente, la canción más emblemática de la banda británica Coldplay.

Es todo un himno a la superación de la adversidad y a la solidaridad, con un título inspirado en una inscripción que aparece en un bodegón de sandías de Frida Kahlo, que el líder del grupo, Chris Martin, había visto en el museo de la pintora en México. Una canción que desde hace 12 años ha sido utilizada, por ejemplo, como una pieza musical para dar ánimos en clubes deportivos de todo el mundo pero que sobre todo es gran un canto a la vida.

La Fundación ”la Caixa” ha lanzado por primera vez una actividad participativa digital al son del tema Viva la Vida, de Coldplay, que ha logrado una cifra récord de participación de más de 640 personas.

Por esta razón, en estos tiempos tan difíciles de la Covid-19, no es extraño que Viva la Vida haya sido la canción elegida por la “Fundación La Caixa” para realizar su primer proyecto participativo digital: un vídeo coral en el que más de 640 personas de toda la geografía española y algunas de fuera interpretan conjuntamente el célebre tema de Coldplay. Bajo el título de #YoCanto, la Fundación lanzó la convocatoria del proyecto entre el 4 y el 13 de mayo, durante el confinamiento. La respuesta superó todas las expectativas con más de 600 personas, de edades comprendidas entre los 14 y los 82 años y de todas las tesituras vocales. Desde sus casas, los participantes, después de recibir instrucciones con la música y la letra de la canción, enviaron sus grabaciones, hechas con teléfono móvil. Después de un largo y complicado proceso de postproducción visual y mezcla de las voces, el vídeo se ha presentado coincidiendo con los primeros días de la desescalada y se puede ver en Youtube.

 

El director artístico del vídeo ha sido Daniel Anglès, productor vinculado a muchos proyectos de teatro musical y desde su fundación a la compañía El Musical Més Petit, mientras que Gerard Ibáñez ha sido el director musical. De la producción musical se ha encargado Oriol Padrós, y Merlí Borrell, de la creación audiovisual.

Los participantes ejecutan una pequeña coreografía que provoca que sus movimientos interactúen con la imagen.

Una de las novedades del vídeo respecto a otros proyectos similares que han sido frecuentes en todo el mundo durante el confinamiento es que los participantes ejecutan una pequeña coreografía que provoca que sus movimientos interactúen con la imagen, lo que otorga a la pieza un dinamismo muy especial.

Desde 1995 la “Fundación la Caixa” organiza conciertos participativos en los que aficionados a la música coral participan con orquestas, solistas y directores de prestigio internacional en la interpretación de obras emblemáticas del repertorio sinfónico-coral de todos los tiempos. Un ejemplo son los conciertos participativos del Mesías de G.F. Händel, que es el programa con el que se inició el proyecto de conciertos participativos, que ya se ha interpretado en más de 20 ciudades diferentes, pero la Fundación también organiza el Pop Rock Hits y El Musical Participativo. El #YoCanto, sin embargo, es el primer proyecto de este tipo completamente digital.