Este verano han tenido lugar dos acontecimientos aparentemente inconexos: la exposición Gala Salvador Dalí. Una habitación propia en Púbol, en el MNAC de Barcelona, y la Copa Mundial de Fútbol, en Rusia.

Elena Ivanovna Diakonova, más conocida como «Gala», había nacido en 1894 en la ciudad de Kazán, capital de la actual república federal rusa de Tartaristán. Y el Kazán Arena fue una de las principales sedes del mundial.

El 30 de mayo de 1970, Salvador Dalí visitó la ciudad de Valls, capital de la comarca del Alt Camp. La cosa se complica … El ayuntamiento recibió al artista con una exhibición de los famosos castillos humanos de la Colla Vella de los “Xiquets” de Valls. Dalí les dibujó, en pocos minutos, un águila y, a cambio, se llevó el Águila de Valls, una figura de madera empleada en las fiestas patrimoniales.

En una fotografía de Josep Postius podemos ver el camión que, procedente de Valls, llega a su destino. En un lado del camión hay una pancarta con la inscripción: «El Águila de Valls a Gala, esposa de Dalí. Donación de la ciudad para el castillo de Púbol «. En el extremo izquierdo de la foto podemos ver Gala de espalda -no le gustaba salir en las fotos-, y en el extremo derecho Dalí, siempre atento a la instantánea.

El actual Águila de Valls. Foto: Lavandera. Licencia Creative Commons 3.0.

Gala había pedido a su marido un castillo para aislarse del frenético, ruidoso, multitudinario universo daliniano. En mayo de 1970, cuando apenas se habían acabado las obras de reforma en Púbol, Gala tenía setenta y seis años. Quería la tranquilidad que se merece una persona de esa edad, pero también quería intimidad; una intimidad que implica recuperar la identidad propia y algunos recuerdos queridos.
¿Para qué quería Gala un águila de madera de unos dos metros de altura? No lo dijo. Pero un vistazo a la bandera de Kazán nos puede ayudar. Fijémonos en la criatura que la preside. Es el Zilant, un animal fantástico con cabeza de dragón, cuerpo de pájaro, patas de pollo, cuello y cola de serpiente, orejas de perro, alas rojas, plumas y escamas de color gris oscuro. El Zilant está relacionado con la leyenda fundacional de Kazán, y figura en su escudo de armas al menos desde el siglo XVIII.
No hay más relación entre el águila de Valls y el Zilant de Kazan que la apariencia, pero esta imagen popular catalana debía causar el efecto, en Gala, de la famosa magdalena de Proust.
Dejamos aquí para otra ocasión la fascinación de su marido, Salvador Dalí, por las torres humanas de los “Xiquets” de Valls, y las dos veces que éstos participaron en homenajes o happenings dalinianos.

Bandera de la ciudad de Kazán. Autor: AlexTref871. Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International license.

Quedémonos con una triste anécdota que cierra el círculo: el águila de Valls terminó en el Teatro-Museo Dalí, de Figueres. Guarda en el pecho una intervención del artista. En enero de 2017, una turista rusa se colgó del ala y la rompió … Confiamos en que no fuera casanense.

La exposición Gala Salvador Dalí. Una habitación propia en Púbol, se puede visitar en el MNAC de Barcelona hasta el próximo 14 de octubre..