Tras cumplir 15 años en la pasada edición y poner en marcha un proceso de reflexión, Loop, la única feria exclusivamente dedicada al videoarte de Europa, vuelve del 20 al 22 de este mes renovada y llena de energía.

Mientras tanto el festival que la arropa ya ha empezado en numerosos espacios de la ciudad.

Además de abandonar el mes de junio para no ser asimilada a los festivales cada vez más numerosos que se celebran por aquellas fechas, la feria, el momento álgido del evento, cambia también de sede. Ya no será el Cataluña Ramblas, que con los años había restringido cada vez más las prerrogativas del Loop, sino el innovador y fascinante Almanac (Gran Vía, 619) que durante dos días pondrá todas sus instalaciones a disposición exclusiva de los video lovers.

A la espera del atracón final de vídeo que ofrecerán las 42 galerías participantes, el festival Loop ya está contaminando la ciudad con sus propuestas.

Estas son algunas de las imprescindibles:

Núria Font, Cosmogonia del moviment.

Núria Font. Cosmogonía del movimiento – Arts Santa Mònica – Hasta el 20 de enero.

Un homenaje al rostro de la videodanza española en el mundo, mujer polifacética y clarividente que falleció prematuramente hace un año. Coreógrafa, artista multimedia, docente y teórica, Font jugó un papel decisivo en el mestizaje entre danza, vídeo y nuevas tecnologías. Concibió eventos rompedores, que materializaban la interdisciplinariedad mucho antes de que se convirtiera en una de las prácticas obligadas del arte contemporáneo, y fue pionera en desarrollar tecnologías para la interacción en directo. Todo esto y mucho más lo cuenta a través de sus logros la comisaria Imma Prieto.

Eva & Franco Mattes, Happens or it didn’t pic.

Happens or it didn’t picBlueproject Foundation – Hasta el 13 de enero

En su primera individual en España, Eva y Franco Mattes, más conocidos como 0100101110101101.ORG, reflexionan sobre la verdad y la mentira a partir de la realidad filtrada a través del tamiz de las redes sociales. En una instalación que evoca una oficina arrasada por una tormenta, varios vídeos ponen de manifiesto las estrategias ocultas de la sociedad de la información, sus obsesiones y manipulaciones en la construcción de la que se ha bautizado posverdad.

Isabel Rocamora, Horizon of Exile.

Horizon of Exile. Isabel Rocamora – Fundación Vila Casas – Hasta el 25 de noviembre

La idea de belleza se ha alejado cada vez más del arte, por considerarse inadecuada para expresar la complejidad y las contradicciones de la modernidad. Isabel Rocamora la reivindica con obras que oscilan entre el desafío y la nostalgia y platean un combate entre cuerpo, espacio e identidad, sin concesiones a la estetización. Es el caso de Horizon of Exile, una meditación íntima sobre tierra e identidad, a partir de los relatos de unas refugiadas iraquíes que se superponen a una interminable travesía del desierto.

William Kentridge, Sonnets.

Sonnets. William Kentridge – Cercle del Liceu – Hasta el 25 de noviembre

Tras enamorar medio mundo con vídeos de dibujos animados en blanco y negro, que dan forma poética a las contradicciones y los sufrimientos de su Sudáfrica natal, en Sonnets Kentridge propone una exploración del color en movimiento. Editada siguiendo el ritmo y los sonidos del Soneto 18 de Shakespeare, es un folioscopio (aquellos libritos infantiles cuyos dibujos se animaban al pasar las páginas), grabado en vídeo, creado con láminas de colores pintadas en las páginas del libro. La proyección marca la primera colaboración entre Loop y la coleccionista venezolana Tanya Capriles.

Giovanni Giaretta, La casa ostinato crescendo, 2017. Fundació Suñol.

City Screen – Galerías, espacios independientes y centros de arte de Barcelona

La sección abierta del festival ofrece una radiografía de la escena del arte contemporáneo barcelonés. A las galerías de la asociación Art Barcelona se suman una treintena de espacios con vídeos muy recomendables, desde la obra creada por Jake Elwes mediante la Inteligencia Artificial (Espai Angram) hasta los proyectos de Miralda (Senda) y las atmósferas irreales de Alberto Merino (Espai Souvenir).