Cuando en estos tiempos de pandemia es imposible sentarse un rato en un bar de noche, sea solo o acompañado, las escenas nocturnas dentro de bares del pintor Edward Hopper (1882-1967) parecen cosa de un mundo perdido.

Las icónicas escenas pintadas por el artista estadounidense hablan de soledad y de incomunicación, habitualmente en espacios cerrados como bares, cafeterías, trenes y en las habitaciones de casa.

Hopper, Nighthawks, 1942. Art Institute of Chicago.

Representante de la que se ha denominado pintura realista americana, la pintura de Hopper está repleta de escenarios y arquitecturas habituales en los Estados Unidos: luces de neón, los diner –aquellos restaurantes de forma alargada que se encuentran en tantas esquinas del país–, donde el ser humano aparece en soledad, reflexivo, en definitiva confinado en si mismo.

La obra de Hopper ha tenido una gran influencia en ámbitos como la publicidad y el cine, sobre todo en directores como Wim Wenders, David Lynch o Jim Jarmusch.

Weller transporta a la música la melancolía que desprenden los cuadros de Hopper.

Hopper también ha enamorado al cantautor británico Paul Weller, que en 2017 dedicó una canción al pintor, incluida en su disco A kind revolution. Weller, músico que ha explorado géneros muy diversos a lo largo de su carrera, transporta a la música la melancolía que desprenden los cuadros de Hopper en una canción de sonoridad folk, melódica y sensible, que también acusa la influencia de David Bowie, uno de los músicos de referencia del ex líder de The Jam y The Style Council.

La letra del tema tiene como protagonista al fantasma de Hopper, que se dedica a pintar con luces de neón «melancólicos colores en los bares de noche». Un fantasma que susurra en los bares y se pregunta dónde irán los clientes después, y cómo serán sus vidas cuando hayan salido del local. Es, de hecho, una canción ideal para que suene algún día en un tranquilo bar de noche.

 

Hopper

 

In late night bars

The ghost of Hopper

Paints such melancholy colours

With sullen neon lights

 

In late night bars

The ghost of Hopper

Speaks in whispers

Only he can hear

Smiles like a lion

Sighs like a lamb

Dreams in muted symphonies

 

And while you’re waiting for your change

In a diner in their rain

 

In late night bars

The whims of Hopper

Wonders where all the people go

When the light goes down

Answers all your questions

With a gesture

Don’t care where he’s going to

 

In a diner in their rain

While you’re waiting for your change

 

I’m sat in a corner

I’ve merged with the wall

Become part of the painting

No point fighting it all

I’m quite relaxed

It’s fine with me.