Dice el refrán catalán: Quien no tiene qué hacer el gato peina. Y yo me he puesto a peinar cifras sobre la presencia de la mujer en el ecosistema artístico catalán.

Todo a raíz de un correo de la colaboradora del Mirador de las Artes, Cristina Masanés, que acaba de inaugurar una exposición en el Museo del Empordà (Figueres), titulada Pintar, crear, viure. Dones artistes a l’Alt Empordà (1830-1939), con 31 artistas, algunas tan conocidas como Ángeles Santos, muchas poco conocidas y otras prácticamente invisibles. Dos años de intensa investigación que estoy seguro valen la pena la visita y una atenta lectura del catálogo. Pronto os hablaremos de ella.

Àngels Ribé en el MACBA, 2011. Foto: Kippelboy CC BY-SA 3.0.

He estado haciendo números. Es algo muy tonto, pero revelador. Mirad: en la Asociación Catalana de Críticos de Arte (ACCA) hay 130 socias y 88 socios. En la Plataforma Asamblearia de Artistas de Cataluña (PAAC) hay 115 socios y 120 socias; ganan las mujeres pero casi empatan. De los 22 museos que integran la Red de Museos de Arte de Cataluña, tan sólo 7 están dirigidos por mujeres. La lista de artistas de la asociación de Galerías de Arte de Cataluña (GAC), que va desde grandes nombres de finales del siglo XIX hasta jóvenes emergentes, muestra un fuerte desequilibrio: tan sólo 149 mujeres por 481 hombres. Y tanto los galeristas de la GAC como la Asociación Art Barcelona (Abe) muestran un gran desequilibrio entre hombres y mujeres artistas representados. Aunque, a más recientes creadores, mayor proporción de mujeres. Por ejemplo, la galería L&B tiene 4 creadoras (Anna Ill, Meta Isaeus Berlin, Marria Pratts y Núria Rion) por 9 creadores. RocíoSantaCruz, 8 mujeres por 18 hombres. ADN 4 mujeres artistas por 19 hombres artistas …

Berenice Abbott, Self Portrait Distorsion, c. 1930.

Un repaso a la dirección de museos y fundaciones del área metropolitana de Barcelona es desolador. Sólo tienen directora el CCCB, Fabra y Coats y el Museo del Diseño. Tenían directora, antes de ser sustituidas, la Fundación Miró y la Fundación Vila Casas.

Una mirada a las exposiciones de 2019 en Cataluña en instituciones arroja idénticos resultados, la presencia femenina no alcanza el 20% del total. Destaquemos, aquí, algunas: Núria Güell. L’apuntador i altres símptomes (Bòlit. Centre d’Art Contemporani, Girona), Feminismes! (CCCB, Barcelona), Mireia Sallarès. Kao malo vode na dlanu (Com una mica d’aigua al palmell de la mà), un projecte sobre l’amor a Sèrbia (Fabra i Coats Centre d’Art Contemporani); Lina Bo Bardi y Thao Nguyen Phan en la Fundación Joan Miró, Hannah Collins y Ariella Aisha Azoulay en la Fundación Tàpies, Nora Ancarola y Daniela Ortiz en La Virreina (Ancarola, como parte de un proyecto más amplio que incluía una antológica en el Centre d’Art Maristany de Sant Cugat), Charlotte Posenenske en el MACBA, Àngels Ribé en la Tecla Sala de Hospitalet. Y en las diversas sedes de la Fundación Vila Casas, Stella Rahola en Can Mario (Palafrugell) y Maria Espeus y Palmira Puig en el Palau Solterra (Torroella de Montgrí). Y tal vez la artista más emblemática de todas, en la Fundación Mapfre, la gran exposición de Berenice Abbott Retratos de la modernidad.

Vista de la exposición de Anna Ill Objective Chance, en la galería L&B Contemporary Art.

Por lo que respecta a las exposiciones de mujeres artistas en galerías de arte catalanas, destacaría las exposiciones de Itziar Barrio The Hand At Work (Ángeles Barcelona), Lara Fluxà: Delu (ProjecteSD), Magda Bolumar Papeles. Años 60 y 70 (Marc Domènech), Alicia Kopf (Joan Prats), el rescate de la fotógrafa Palmira Puig-Giró (RocioSantaCruz Art) y Anna Ill Objective Chance (L&B Contemporary Art).

Esta selección es tan imperfecta, parcial y arbitraria como mis gustos. Pero los números cantan, especialmente en el arte más contemporáneo: hay un desequilibrio de género, a todos niveles (creación, relato y gestión), y juntos deberíamos ponerle remedio.