El rojo es uno de los colores mironianos por excelencia. En la pintura de Miró el rojo es pura energía solar.

Y ese es el color que guía la canción que Raimon escribió en 1968 para homenajear al pintor barcelonés y que cantó por primera vez en el concierto de mayo del 1968 en la Universidad de Madrid. El cantante valenciano no publicó el tema hasta el 1977, en el disco Lliurament del cant, el primero que publicó después de la muerte de Franco.

Portada del disco Cançons de la roda del temps (1966), con portada diseñada por Joan Miró.

La relación entre Miró y Raimon es una historia de admiración mutua, colaboración y complicidad en la lucha antifranquista. Había comenzado en 1964, cuando se conocieron en el restaurante Barcelona de París. El mismo Raimon, que en aquellos momentos escribía una columna en la revista Destino titulada La columna de Raimon, narró el encuentro con el pintor: “Quedamos en que nos volveríamos a ver. Yo me quedé pensando en la cara de niño de Joan Miró; uno no sabe cómo tratarlo, si como un hermano pequeño o como un padre, con sus cabellos blancos y sus finas manos de gran artista”.

Luego, como el mismo Miró recordaría en sus conversaciones con Georges Raillard, el artista asistió a un concierto del cantautor en el Olympia. En 1966, Miró hizo la portada del disco de Raimon Cançons de la roda del temps, con poemas de Salvador Espriu, una de las portadas míticas que el pintor hizo para álbumes de cantantes de la Nova Cançó, como también hizo con María del Mar Bonet.

Era un grito de libertad en plena dictadura franquista.

La alusión al «rojo» en la canción de Miró recuerda, fonéticamente, Montroig, según el cantante. «A Joan Miró es como un trazo, tan sólo tiene dos acuerdos. Su comienzo, ‘De un rojo encendido’, quiere describir su energía. Este rojo era tanto un elemento plástico como político. La canción terminaba con ‘… y decir las cosas tal como son’, que era un grito de libertad en plena dictadura franquista», ha descrito Raimon la canción.

Es curioso que este es el «rojo» de las características camisas rojas que tan a menudo ha vestido el cantante en sus recitales. El pintor quedó encantado, y expresó así a Georges Raillard en 1977 lo que pensaba de Raimon: «Hoy en día representa el rechazo del franquismo y las reivindicaciones catalanas. Cuando canta, la policía desconfía porque el acto deviene de golpe una manifestación catalanista (…). El arte de Raimon llega directamente al pueblo, consigue un contacto instantáneo».

 

A Joan Miró

 

D’un roig encès

voldria les cançons.

 

D’un roig encès

voldria la vida.

 

D’un roig encès

tots els amors.

 

D’un roig encès

aquest racó tan perillós;

la gent d’ací i la de fora

que fossen tots

d’un roig encès.

 

D’un roig encès

voldria el món,

i dir les coses

tal com són.