La recién estrenada Casa Seat, de Barcelona, acoge la instalación «Recreativos Federico», una reflexión sobre la mercantilización del legado artístico de este creador universal. La polémica está servida.