En el momento del máximo expolio de tiempo a la humanidad, la artista polaca Alicja Kwade (1979) nos invita a traspasar, escuchar y observar el espacio-tiempo.