Poca gente lo sabe, pero Uri Geller y Salvador Dalí se conocieron en Barcelona y mantuvieron el contacto durante bastante tiempo. Uno pintó la primera cuchara torcida; el otro torcía cucharas con el poder de la mente ¿Surrealismo paranormal?