Por la época misma de su invención, el automóvil no puede ser, como tema artístico, mucho más antiguo que del momento del cambio de siglo XIX-XX.