Existe en este mundo una ciudad casi tan inverosímil como «Las ciudades invisibles» descritas por Italo Calvino. Es una ciudad donde las dos calles más céntricas se llaman Rue Hergé y Rue Goscinny.