En el MNAC, como museo nacional que es, le tocaba recuperar la obra de Antoni Fabrés, artista versátil y efectivo que fue más allá del academicismo y el orientalismo de su primera época.