Si tuviese un perro y lo quisiera peinar, no se me ocurriría ir a una peluquería canina y largarme sin pagar. En cambio, sorprende que cuando alguien me llama diciendo que tiene un cuadro que no sabe de quién es, una vez le he dicho lo que pienso no me pregunte si me debe algo.