Auguste Rodin y Arístides Maillol encarnan dos conceptos de la escultura, del arte y, quizás, de la vida, que marcan fuertemente la modernidad creativa.