Dalí se lamentaba ante una obra de Alexander Calder: «si una sola cosa se le puede pedir a una escultura es que no se mueva».