El arte contemporáneo de la Fundación Suñol visita las colecciones permanentes del MNAC, en un arriesgado ensayo de “Diálogos intrusos”.