Cuando hablamos de cultura algunos creen que nos encontramos en el terreno de lo utópico o, lo que es peor, del lujo y lo prescindible. Ideologías opuestas abandonan, de un modo opuesto pero semejante, la cultura a la iniciativa privada.