Pasear por la última exposición de Eudald de Juana en el Museu de l’Empordà (Figueres) es como transitar un sueño; da la sensación de que sus esculturas nos observan y que, de repente, sean capaces de desvanecerse.