En una sociedad donde la gran mayoría de los creadores y creadoras nos dedicamos a actividades de mediación o educación, sorprende el poco peso que tienen las asignaturas humanísticas y de arte en la enseñanza reglada.