El Mas Miró de Mont-roig del Camp completa el “triángulo Miró”, una especie de cartografía emocional del artista.