Una obra rescatada del pasado, un sarcástico retrato de Antoni Tàpies, nos revela el cruento debate entre informalismo y realismo, entre la ética y la voluntad de poder del arte.