El dirigismo cultural del PCE y del PSUC tomó el relevo a las políticas de escaparate del franquismo. La Bienal de Venecia de 1976, en plena transición democrática, fue claro testimonio de ello.