La exposición “Realisme(s) a Catalunya 1917-1936” explora cómo algunos artistas optaron por la renovación de su lenguaje plástico sin renunciar a la figuración.