Como ocurre con las buenas películas o los buenos libros, la exposición de Gabriel Cualladó en la sede de la Fundació Catalunya La Pedrera permanece presente pasado un tiempo después de visitarla.