Uno de los sueños de todo anticuario-cronopio es que venga un cliente-fama y te compre la tienda entera. Las posibilidades son mínimas, pero en este oficio, como en la vida, todo puede pasar. De hecho, le ocurrió a un colega mío el día que…