«Picasso Baby», de Jay-Z, es una crítica a la ostentación que los nuevos ricos hacen del arte.