La exposición, organizada a partir de los fondos de la fundación, confronta las afinidades estéticas y creativas de Gaudí y Miró, vistas a través de Joaquim Gomis.