El mercado catalán del arte vive un momento complicado. Internet y la globalización han cambiado la percepción, la distribución e incluso la forma de consumir arte, al tiempo que la tecnología nos ofrece nuevos vehículos de creatividad.