Así se calificaba Juan Batlle Planas en una entrevista al diario Clarín en 1965, un año antes de morir. En el Museu d’Art de Girona se puede ver la primera exposición sobre este destacado surrealista argentino de origen ampurdanés.