Hace un par de años pude visitar el espacio de la Fundación Proa de Buenos Aires. Exponía Ai Weiwei. La muestra llamada «Inoculación», consistía en una gran cantidad de obras de contenido político presentado como trabajo público e intervención social, como arte disidente.