El mundo del galerismo está recobrando el pulso, pero sobretodo está viviendo una profunda transformación. No sólo abren nuevas galerías, sino que cambian los formatos, los modelos de negocio, el planteamiento de las propuestas y también los públicos.