Lo mejor de la exposición sobre la revista «El Víbora» que presenta el MNAC en Barcelona es el mero hecho de que se haya llegado a celebrar.