El Museo Episcopal de Vic (MEV) conserva extraordinarias colecciones de arte románico y gótico. Pero tiene algo aún mejor: su sensibilidad pedagógica. Si un museo no se sabe explicar, mejor que cierre.