Una exposición en la Fundación Apel·les Fenosa de El Vendrell recupera la memoria de la galería Mirador de París, un espacio de cultura catalana en el exilio parisino de posguerra.