El proyecto de Pedro Azara para el Pabellón de Cataluña en la Bienal de Venecia enfrenta el visitante a su debilidad emocional a partir de las reacciones viscerales de amor y odio que suscitan las imágenes.