El Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA) no ha hecho todavía justicia al mundo del videojuego, el sector más dinámico, más creativo y más exportador de toda la cultura catalana.