Es un impecable fotógrafo internacional al que le he pedido un favor de amigo: que me acompañe al World Press Photo. Me interesa su visión íntima de la tragedia. Porque el WPPh es una gran tragedia: en sus fotos casi nadie sonríe.