Ingmar Bergman, director de «Fresas salvajes» y «Persona», va a recobrar en el siglo XXI el excepcional prestigio que mereció en torno a los años sesenta.