Si hay una exposición de la que podamos decir que «tiene muchas lecturas» sin caer en ningún tópico ni exageración, esta es, sin duda «Lee Miller y el surrealismo en Gran Bretaña», que se puede ver en la Fundación Miró de Barcelona.