Cohen transformó un texto zen clásico, ilustrado por los mejores artistas orientales, en una canción de cowboys.