Vicenç Viaplana expone en la Galería Marc Domènech una sinfonía visual con alusiones indirectas al desastre económico de 2008.