Los últimos tiempos ha habido una cierta polémica a raíz del encargo de un retrato del rey de España al pintor Hernán Cortés Moreno, especialista en este tipo de tareas.