La exposición «Vampiros. La evolución del mito» (CaixaForum Barcelona) hace honor al mito en su versión decimonónica porque seduce, calienta la sangre, y sales de ahí con el cuello torcido.