Durante la primavera de 1973, Paul McCartney y su esposa Linda estaban de vacaciones en Jamaica. Paseando, se encontraron por casualidad con el rodaje de la película Papillon y la pareja logró colarse.

Allí hicieron amistad con los actores Steve McQueen y Dustin Hoffman y algunas noches acabaron cenando juntos. Según el músico explicó en una entrevista en 2013, en uno de esos encuentros, en las que McCartney siempre acababa cantando con su guitarra, Hoffman proponerle un juego.

Picasso en Milán, 1953. Foto: Paolo Monti – Available in the BEIC digital library and uploaded in partnership with BEIC Foundation.The image comes from the Fondo Paolo Monti, owned by BEIC and located in the Civico Archivio Fotografico of Milan., CC BY-SA 4.0.

 

«¿Es verdad que puedes escribir rápidamente una canción sobre cualquier tema?» Le preguntó el actor. «Sí, claro», respondió el ex Beatle. Entonces Hoffman cogió un periódico que había por allí, justo por la página donde hablaba de la muerte de Picasso, que acababa de suceder, y sus últimas palabras: «Bebed por mí. Bebed a mi salud. Ya sabéis que yo ahora ya no lo puedo hacer «. El cantante terminó la canción sobre aquel improvisado tema en breve.

Así nació Picasso’s Last Words, una canción fruto de una casualidad pero que se convirtió en uno de los temas principales del disco Band on the Road. Este trabajo discográfico de los Wings, grabado en Lagos, Nigeria, meses después de la anécdota de Jamaica, tuvo un gran éxito, el más grande que tenía McCartney tras la disolución de los Beatles.

«Intentamos hacer un tipo de canción cubista.”

La canción es una pequeña rapsodia, con tres partes diferenciadas, con una estructura nada convencional para un tema de pop-rock, lo que no es casualidad: «Picasso hacía varios tipos de cosas, fragmentadas, cubismo, un poco de todo. Pensamos en hacer un tema con diferentes estados de ánimo, con cortes, con partes editadas, todo mezclado, como él hacía cuando pintaba. Intentamos hacer un tipo de canción cubista». En la grabación de la canción participó Ginger Baker, el mítico batería de Cream, con unas percusiones adicionales que le dan un aire africano. Y las voces, progresivamente, acaban dando a entender que han acabado haciendo caso a Picasso bebiendo por él.

«El gran viejo pintor falleció anoche

Sus pinturas en la pared

Antes de partir, nos dijo,

Bebed por mí. Bebed a mi salud

Ya sabéis que ahora ya no lo puedo hacer».

 

 

 

Picasso’s Last Words

The grand old painter died last night
His paintings on the wall
Before he went he bade us well
And said goodnight to us all.
Drink to me, drink to my health
You know i can’t drink any more
Drink to me, drink to my health
You know i can’t drink any more

3 o’clock in the morning
I’m getting ready for bed
It came without a warning
But i’ll be waiting for you baby
I’ll be waiting for you there

So drink to me drink to my health
You know i can’t drink any more
Drink to me drink to my health
You know i can’t drink any more

French interlude

Temp change

Jet… drink to me

Drunken chorus

French (tempo) drink to me… ho hey ho